Norma Valle

Font Size

Profile

Menu Style

Cpanel

El acento del Gobernador

  • PDF

Hay un poco de burla, bien o mal intencionada, cuando se comenta la forma en que el gobernador Alejandro García Padilla habla el inglés. Y es que en Puerto Rico, un país donde solo el 20 por ciento de la población es bilingüe, irónicamente se discrimina contra aquellos funcionarios que no hablan “bien” el inglés o que tienen un acento muy fuerte de su español nativo.

En Estados Unidos se discrimina abiertamente contra los hispanohablantes por su acento, sin embargo, ¿habrá alguien que haya cuestionado o se haya mofado de Henry Kissinger, el notorio Secretario de Estado de EEUU (1973–1977) por su pesado acento alemán? Kissinger, quien trabajó con los presidentes Nixon y Ford ha vivido toda su vida en EEUU pero parecería como si hubiera salido ayer de su natal Alemania, ya que su acento puede cortarse con un afilado cuchillo.

El acento francés, por otra parte, se considera romántico, mientras que el del inglés británico refleja elegancia, el italiano es gracioso, y el chino, ah, bueno, del acento chino hay múltiples chistes de mal gusto que se cuentan por ahí.

En Puerto Rico se tiene en alta estima a aquella persona que habla el inglés sin acento y antes a los que hablaban el español con corrección y elocuencia. Hace años una periodista citaba verbatim al gobernador Carlos Romero Barceló con sus “s” aspiradas, sus suspiros y palabras entrecortadas. Yo le comenté que no era posible que hablara así, pero lo comprobé una vez estuve frente a él durante uno de sus discursos. En esa época corrían decenas de chistes sobre la inteligencia de Romero relacionadas a su forma de hablar y fue Juan Mari Brás quien un día nos dijo que no se confundiera la forma con el contenido.

Así como el lenguaje hablado de Romero dio mucho de qué hablar en su momento, también lo hizo el del popular fiscal, Héctor Rivera Cruz, quien sorprendió a la teleaudiencia de las vista de Maravilla con sus palabras y frases como “contentura”, “dígame si es o no cierto” y otras del habla popular boricua que pegaron hasta el punto que se convirtieron en logos de camisetas.

Cuando cubría como reportera al gobernador Rafael Hernández Colón (1985-1988) anotaba aparte en mi libreta las formas de su lenguaje y las palabras que usaba cotidianamente que me llamaban la atención. Consideraba su estilo realmente decimonónico. Muchas veces cuando su secretario de prensa entregaba copia de sus discursos veíamos la huella de los recortes y añadidos con tijera y cinta adhesiva. RHC tenía varias personas que le escribían discursos pero al final era él mismo quien hacía el “cut and paste”. La poeta y educadora Olga Nolla un día me dijo “Norma, escríbete un artículo sobre ese tema, es fascinante”.

En Puerto Rico por nuestra condición política colonial siempre hemos tenido tensiones con respecto a nuestro español vis a vis el de España, y desde el 1998, frente al inglés de EEEUU. Tenemos que aceptar e internalizar, que a pesar de todas las intromisiones, préstamos de palabras e influencias de las nuevas tecnologías, el español de Puerto Rico y el inglés como segundo idioma, siguen vivitos y coleando.

Y con respecto al gobernador Alejandro García Padilla más vale que nos concentremos en el contenido de lo que dice y no en su estilo o en su acento.

 

El Vocero, 10 de septiembre de 2013

Las más recientes

Las más leídas

You are here: Periodismo Vocero de Puerto Rico El acento del Gobernador