Norma Valle

Font Size

Profile

Menu Style

Cpanel

Chivo espiatorio

  • PDF

NUEVA YORK- Bingo, el joven que tiene apellido de príncipe consorte, Edward Snowden, ha sido designado como chivo expiatorio del caos político que estremece actualmente a la sociedad norteamericana. Los manejadores de crisis del Gobierno de Estados Unidos, cuestionado por estar interviniendo las comunicaciones electrónicas de millones de ciudadanos estadounidenses, encontraron su chivo expiatorio, enfocaron la crisis hacia Snowden, considerado héroe o traidor, dependiendo de la persona que lo juzgue.

La Prensa, casi todos los medios y los analistas de diferentes vertientes, desde la extrema derecha hasta la izquierda liberal están apasionadamente exigiendo que ‘maten al mensajero’. Es decir, Snowden, el contratista independiente de análisis de Inteligencia que recién reveló la madre de todos los escándalos de espionaje cibernético en Estados Unidos.

Snowden, un chico tecnológico, de esos que aprendieron a teclear un jueguito electrónico antes de aprender a hablar, se asiló voluntariamente en Hong Kong luego de develar los secretos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en ingles). La NSA, que dirige el general de cuatro estrellas, Keith Alexander, infiltra, sabotea y crea caos en gobiernos extranjeros, así como grupos y personas privadas a través de Internet.

El futuro orweliano ya llegó y está controlado desde las instalaciones de la NSA, ubicadas en 55 edificios que conforman una impresionante ciudad en Colorado. El periodista James Bamford, en su enjundioso artículo ‘The Secret War” –publicado en la revista electrónica wired.com– informa sobre la red de espionaje más extensa desarrollada hasta ahora.

Bamford asevera que “el general Alexander ha creado un ejército secreto capaz de lanzar los más devastadores ataques cibernéticos”. Esa información es la que se discutía en la Prensa antes de que se escogiera a Snowden como chivo expiatorio. Llegué a escuchar a varios analistas en programa de noticias de CNN y de Bloomberg News que mientras la NSA infiltrara la comunicación de gobiernos y personas del extranjero, podía entenderse su labor, pero ¡a ciudadanos estadounidense, ah, eso no!, porque está prohibido por ley, aunque ya anteriormente la NSA ha tenido deslices legales.

Ahora algunos comentaristas opinan que Snowden puede ser un espía chino… O que algún gobierno extranjero lo manipula. A quienes leemos novelas de suspenso eso no nos extrañaría. Sin embargo, a quienes conocen la realidad histórica del carpeteo, es decir la vigilancia, persecución y discriminación de más de 135 mil ciudadanos de Puerto Rico por sus ideas políticas, ecológicas, feministas y religiosas no les sorprende el estado de vigilancia a que EE.UU. somete a su ciudadanía.

La NSA ha logrado, por el momento, desviar la atención del verdadero problema: la violación de la famosa democracia estadounidense con la vigilancia y control por el Gobierno de su ciudadanía con el apoyo de empresas privadas, como Google y Facebook. La ciudadanía que luchó contra el macartismo en los 50 tendrá que ponerse de pie nuevamente para defender sus derechos democráticos.

El Vocero, 18 de junio de 2013

Las más recientes

Las más leídas

You are here: Periodismo Vocero de Puerto Rico Chivo espiatorio